sábado, 1 de enero de 2011

Vargas Llosa y el cine


Este fin de semana vi tres películas sobre las siguientes novelas de Mario Vargas Llosa: “La ciudad y los perros”, “Pantaleón y las visitadoras” y “La fiesta del chivo”. Las dos primeras están dirigidas por Francisco Lombardi y la tercera por Lucho Llosa (sobrino del escritor). Me gustaron “La ciudad y los perros” y “La fiesta del chivo”. Aquella es una buena adaptación sobre la primera novela de Vargas Llosa y expone muy bien el conflicto en torno a la muerte del Exclavo, la crítica a la vida militar y la hipocresía de sus instituciones. Las actuaciones son solventes (Pablo Serra realiza muy bien su papel de El Poeta) y la historia corre ágil.

En el caso de “Pantaleón y las visitadoras” me parece técnicamente bien hecha, pero me parece que la película nunca llega a despegar. El humor que maneja la película se ve forzado, arranca carcajadas pero a cuenta gotas (habría que leer la novela si ocurre lo mismo). La actuación de Salvador del Solar es aceptable y buena, pero no llega a desequilibrar. Angie Cépeda es un mujerón pero le falta algo. La que sí destaca, aunque su papel es breve, es Mónica Sánchez. Realiza magníficamente su papel y se le ve guapísima.

Finalmente, “La fiesta del Chivo” me sorprendió gratamente. Aunque tiene un inicio frío y algo confuso, poco a poco la trama comienza a cobrar forma, pues se concentra en dos ejes: el conflicto de Urania Cabral con su padre y el grupo de conspiradores que deciden la muerte del dictador Leonidas Trujillo. Mientras veía la película pensaba que Fujimori fue un niño de teta comparado con la dictadura de Trujillo. Asimismo, las actuaciones son buenas, solventes, y parejas. Y en lo técnico (fotografía, iluminación, música) la película funciona eficazmente. La parte final es lo mejor de la película, aquella que explica el porqué del odio de Urania a su padre y cómo acaba la dictadura de Trujillo tras largos años en el poder.

4 comentarios:

Dorothy dijo...

Hola Jorge! Gracias por tu comentario en mi blog. Te cuento que hace poco me vi la peli "La ciudad y los perros" en mi clase de Hispanic Cinema. Al principio no estaba muy contenta. Los temas de los militares no son de mis favoritos pero la verdad es que me pareció un excelente film que te deja pensando en la hipocresía de las instituciones de nuestros países y en las presiones que nuestra cultura machista impone en los chicos jóvenes y la sociedad en general. Al final, tu quién piensas que mató al chico?

Jorge Rodríguez Gil dijo...

Hola, Dorothy: Sabes, creo que lo interesante de la película y de la novela es esa ambiguedad que hay sobre el verdadero asesino de El exclavo. Sin embargo, me parece que al final, con la confesión del Jaguar al teniente Gamboa, se sabe que fue el Jaguar el verdadero asesino. En todo caso, esa ambiguedad enriquece la historia y no la trunca. Por cierto, qué estudias, ¿Literatura? y dime de qué nacionalidad eres y qué tal la enseñanza en Estados Unidos. Saludos. Jorge. Por cierto, escríbeme a mi correo: jorgerg28@hotmail.com

Dorothy dijo...

Pues te cuento Jorge que fue el concenso de la clase de que Jaguar no era el asesino. Como tu dices, esa ambiguedad es interesante ya que crea diferentes interpretaciones y debates.

Ahora estoy estudiando educación pero está en mis planes estudiar literatura. Yo soy ecuatoriana. la enseñanza en EEUU es buena mientras la sepas aprovechar. Pasar las clases con C puede ser fácil pero si quieres ser un estudiante de A, es bastante trabajo.

Saludos!

Jorge Rodríguez Gil dijo...

Dorothy, hola, disculpa por no contestarte antes. Sabes, què interesante que estudies educación. Te felicito. Por cierto, recomiendame algùn escritor ecuatoriano que consideres imprescindible. Mi ignorancia es grande. Un abrazo y suerte en tus estudios. Jorge