sábado, 26 de octubre de 2013

The shining

The Shining (El resplandor) es una película de 1980 dirigida por el gran director estadounidense Stanley Kubrick. Aquí como en otras películas de Kubrick, se aprecia el talento, el genio y la ambición de éste. Además, de una característica que siempre se aprecia en su carrera fílmica: la capacidad para reinventarse, para arriesgar e intentar nuevas cosas,  y no quedarse con una misma fórmula. Todas sus películas –o al menos las que he visto-  son diferentes, pero a la vez son iguales. Y esta no es la excepción.

El Resplandor es una película digamos de terror y se centra en el personaje de Jack Torrance (magistralmente interpretado por Jack Nicholson), quien lleva, por motivo de trabajo,  a su mujer e hijo  a un grande, lujoso y apartado hotel de alta montaña. Ellos estarán 5 meses allá solos  y él se encargará de cuidar el hotel –cerrado por el invierno- mientras aprovecha para escribir un libro. Antes de aceptar el cargo, le comunican que, años atrás, el guardia anterior se había vuelto loco en medio del aislamiento y terminó matando a su familia. Así, la historia de Jack Torrance se centrará en cómo él irá perdiendo sus facultades mentales y empezarán a correr peligro las vidas de su mujer y su pequeño hijo (muy bien interpretados por Shelley Duvall y Danny Lloyd).

Lo que llama más la atención de esta película además de su belleza visual (cada plano está magistralmente compuesto), el ritmo de la historia (que no merma a pesar de sus 2 horas y 20 minutos de duración) y las excelentes actuaciones, es sobre todo la música. Aquí uno de los personajes centrales es la música que se utiliza para crear la atmósfera de las escenas y de la cinta. Sería, pues, imposible imaginar esta película, sin la música incidental que acompaña las escenas más vibrantes y perturbadoras.

Por último, quiero señalar algo que leí y me llamó la atención. Cuando apareció la película, la crítica y el público le dio la espalda. Incluso fue nominada a los premios Razzie, por Peor Actriz Principal y Peor Director. Y fue además la primera película de Kubrick que no recibió ninguna nominación al Oscar. Recién con los años, la cinta de Kubrick ha sido reivindicada y es considerara ahora una película de culto. ¡Caramba! ¡Creo que esa mala recepción fue mezquina al menos por parte de los críticos! ¡Tal vez estos no entendieron que Kubrick estaba que reinventaba el género de terror dándole otros matices! Pero, bueno, los años le dieron la razón a su director y es sin duda una gran película, de visión obligatoria, para cualquier mortal que ame el cine.

Posdata: Hay una frase que aparece en la película: "All work and no play makes Jack a dull boy" (Mucho trabajo y nada de diversión, hacen a Jack un chico monse). Esta frase que escribe el protagonista en su máquina, fue tomada literalmente por Kubrick (¿o Stephen King?) del cuento "Araby" del Dublineses, de  James Joyce.


 
 

2 comentarios:

Dulce Gomez dijo...

Buen post, me gusta lo que dices, creo que es cierto que la música es de las cosas más importantes que tiene la peli, la vi en películas online y creo que tanto la música como las actuaciones, como la parte visual son lo que hacen a la película tan aterradora.

Jorge Rodríguez Gil dijo...

Muchas gracias por comentar, Dulce Gomez. Un abrazo. Jorge